Quedarnos Quietos en el Liderazgo Adaptativo. Parte II

transcendental-meditation

¿Por qué nos cuesta tanto quedarnos quietos?

 

Tiene algo de vertiginoso. Lo vemos como riesgoso. Hasta como aburrido. Muchos lo tildan de inútil. Estamos tan embobados y seducidos por nuestros discursos y acciones, que olvidamos nutrir y sostener estos espacios de quietud, relegándolos a un lugar de espera que muchas veces no cambia.

Es este estado que muchas veces permite que algo nuevo ocurra, que salgamos de los círculos viciosos y del “más de lo mismo” al que nuestros hábitos tanto individuales como colectivos nos condenan. Aunque quizás muchos reconocemos que la quietud y el silencio es uno de los pocos espacios donde la creatividad, la innovación y la consolidación de nuevas formas y fondos pueden aparecer; tristemente también sabemos que escasamente los vistamos y que por el contrario, cada vez tratamos de hacer más y más en menos tiempo, cayendo mucha veces en el sin sentido.

Y es que detenerse y Quedarnos Quietos implica darse el tiempo para hacerlo. No ocurre mientras contestamos emails, hacemos las tareas con los hijos, estamos en reuniones, diseñando una estrategia, ni tampoco cuando caminamos con el perro.

Ocurre -sobre todo cuando no lo hemos hecho por largo tiempo- cuando, como decíamos, nos detenemos y ponemos atención a nuestro cuerpo, nuestra respiración, cuando somos capaces de apagar la “radio” interna receptora de distracciones. No se trata sólo de no hablar, sino que, más que nada, de no dejarnos llevar por la cadena discursiva de nuestros pensamientos, casi siempre repetitiva y nada de original.

Es este silencio el que permite que lo que tenga que pasar, pase; para que nuevas maneras aparezcan y todo busque y encuentre un nuevo orden. Algunos dirán que a estos espacio de insight o de descubrimiento también se accede a través de la lectura, el contacto con la naturaleza, el deporte, el arte… y puede ser así. Sin embargo, estas instancias son algo difíciles de visitar cuando estamos en la oficina o en reuniones intentando ejercer liderazgo.

Por: Alexandra Montenegro